𝐎𝐋𝐀𝐒 𝐃𝐄 𝐂𝐀𝐋𝐎𝐑 𝐌𝐀́𝐒 𝐅𝐑𝐄𝐂𝐔𝐄𝐍𝐓𝐄𝐒 𝐄 𝐈𝐍𝐓𝐄𝐍𝐒𝐀𝐒

Un análisis profundo sobre las lecciones que las olas de calor extremas de este verano están aportando a los científicos acaba de publicarse en la revista Nature. Allí, la especialista Alexandra Witze, con una licenciatura en geología del MIT y una certificación de posgrado en comunicación científica de la Universidad de California, Santa Cruz, realizó un pormenorizado recorrido a partir de las olas de calor sin precedentes que han arrasado muchas partes del mundo en las últimas semanas.

En junio, Tokio pasó nueve días consecutivos por encima de los 35ºC, su ola de calor más severa desde que comenzaron los recuentos oficiales en la década de 1870. A mediados de julio, el Reino Unido batió récords cuando las temperaturas superaron los 40ºC por primera vez desde que comenzaron las mediciones. Mientras tanto, los incendios forestales potenciados por el calor devastaron partes de Francia, España, Grecia y Alemania. Y China se ha enfrentado a múltiples olas de calor generalizadas, incluida una que azotó a más de 400 ciudades en julio último.

Bajo este paradigma, en todo el mundo los especialistas en cuestiones climáticas han advertido sostenidamente que las olas de calor golpearán con mayor frecuencia y con temperaturas más altas a medida que el mundo se calienta. No obstante, el futuro ha llegado más rápido de lo que presagiaban los investigadores, particularmente en Europa Occidental, que es un punto crítico para las olas de calor, según una investigación publicada el mes pasado. Estas no son solo olas de calor cada vez más poderosas, sino que, además, rompen récords y han desafiado las expectativas derivadas de los modelos climáticos.

Imagen